El capullo de mariposa

Un hombre encontró el capullo de una mariposa y se lo llevó a casa para poder verla cuando saliera de él. Un día, vio que había un pequeño orificio, y entonces se sentó a observar por varias horas, viendo que la mariposa luchaba por poder salir de capullo.

El hombre observó que forcejeaba duramente para poder pasar su cuerpo a través del pequeño orificio en el capullo, hasta que llegó un momento en el que pareció haber cesado la lucha, pues aparentemente no progresaba en su intento. Semejaba que se había atascado. Entonces el hombre, en su bondad, decidió ayudar a la mariposa y con una pequeña tijera cortó al lado del orificio del capullo para hacerlo más grande y de esta manera por fin la mariposa pudo salir.

Sin embargo, al salir, tenía el cuerpo muy hinchado y unas alas pequeñas y dobladas.

El hombre continuó observando, pues esperaba que en cualquier instante las alas se desdoblarían y crecerían lo suficiente para soportar al cuerpo, el cual se contraería al reducir lo hinchado que estaba. Ninguna de las dos situaciones sucedieron y la mariposa solamente podía arrastrarse en círculos con su cuerpecito hinchado y sus alas dobladas... Nunca pudo llegar a volar.

Lo que el hombre, en su bondad y apuro no entendió, fue que la restricción de la apertura del capullo, y la lucha requerida por la mariposa para salir por el diminuto agujero, era la forma en que la naturaleza forzaba fluidos del cuerpo de la mariposa hacia sus alas, para que estuviesen grandes y fuertes y luego pudiese volar.

4 comentarios:

Alejandra Gudiño dijo...

Este cuento me hace pensar que debemos preocuparnos de trabajar en traer a nuestros hijos por partos normales... cada vez más nos alejamos de nuestra naturaleza

Miguel Alfageme dijo...

a mi me da la impresión de que se refiere a la no intervención en cualquier ámbitos de la vida de otra persona, hijos , pareja, etc. Creer saber lo que ' es bueno para el otro' ya es un error de pensamiento. y en la mayoría de los casos generan resultados errados, en primer lugar debido a la infelicidad que se produce en el prójimo,

Alberto Mejia Flores dijo...

Evitar a toda costa que nuestros hijos sufran, podría ser semejante a este ejemplo porque no se preparan para vivir en esta vida tan difícil.

MISAEL dijo...

Esta muy padre

Publicar un comentario en la entrada

¡Muchas gracias por tu visita y por tus comentarios!